¿Es España todavía la tierra de los bares en cada esquina de la calle?


Las estadísticas muestran que el número de establecimientos de bebidas ha estado disminuyendo en el país durante siete años seguidos.

Es una creencia común que España es la “tierra de los bares”, aunque esto es cada vez menos, según la Federación española de la hostelería.

El año pasado, el número de establecimientos de bebidas cayó por séptimo año consecutivo, 184,430. Desde 2010, España tiene 18.269 bares menos, y la tendencia continuará este año.

La industria no sólo culpa a la reciente crisis económica, sino también a los cambios demográficos como el éxodo rural y el envejecimiento de la población.

A pesar de esto, la industria de la hospitalidad en su conjunto – que también incluye restaurantes y hoteles – sigue creciendo, con 5.000 nuevas aperturas en 2017.

Emilio Gallego, Secretario general de la Federación española de Hostelería, y su presidente, José Luis Yzuel, explican Cuáles son las causas de la caída del estilo de vida tradicional español: el bar de barrio.

“La burbuja inmobiliaria llevó a una reorganización de los residentes de la ciudad. Los nuevos barrios atrajeron a la gente, y los establecimientos se trasladaron allí, mientras que los bares tradicionales en zonas con poblaciones que envejecen cerraron”, dice Gallego.

“Esos nuevos establecimientos son generalmente más grandes y sus ofertas están más orientadas a un nuevo consumidor”, añade, ilustrando su punto con el caso de las Tablas, un área residencial relativamente nueva con muchas opciones de comida y bebida.

En cuanto a los negocios más antiguos, “a menos que cambien y sean una nueva multitud, su futuro es muy sombrío”, señala Yzuel.

“Y luego está el declive demográfico en las zonas rurales. El bar local solía ofrecer muchos servicios-era una tienda general, vendía billetes de lotería-pero si no hay más gente en el pueblo, las barras terminan cerrando”, agrega Gallego.

Ambos expertos también señalaron el aumento de franquicias contra la disminución de las empresas independientes.

Empleo

Gallego y Yzuel subrayan que la industria hotelera es una fuente importante de empleo en España. Según las estadísticas de la EPA workforce survey, en 2017 había un promedio de 1.637.100 trabajadores en el sector de la hostelería, lo que representa un aumento del 2,1% respecto al año anterior y representa el 8,7% del total de la fuerza laboral española.

“La hospitalidad es un sector con un papel social”, dice Gallego, señalando que la industria contrata a jóvenes, inmigrantes y otros grupos sociales con altas tasas de desempleo.

Sin embargo, estos empleos son altamente estacionales y el 39,3% de los trabajadores tenían contratos temporales en 2017, en comparación con el promedio del 26,7% para toda la fuerza laboral.